Un recorrido por países, ciudades e imperios que jamás podrás pisar

Un barco llega a Desembarco del Rey, una de las ciudades creadas por la pluma de George Martin.

Un recorrido por países, ciudades e imperios que jamás podrás pisar

La literatura generó muchas geografías inventadas. Macondo, la Tierra Media o Lilliput son algunas regiones o ciudades que solo existen en la imaginación

Juan Pedro Chuet-Missé

Barcelona

27/03/2020 - 18:26h

Esta situación del confinamiento genera una paradoja: hay miles de lugares que no podemos visitar, pero también hay cientos de ciudades, países, regiones y hasta continentes que tienen sus puertas abiertas. Eso sí, para descubrirlos hay que ser amante de la lectura, tener tiempo para viajar y estar preparado para vivir situaciones increíbles. De eso se trata la literatura.

Gracias a la invención de tierras fantásticas los escritores matan dos pájaros de un tiro: pueden recrear las situaciones que quieren sin estar atados a limitaciones de la geografía real, y también tienen carta blanca incluir desde seres mitológicos a lenguas ficticias sin tener que dar muchas explicaciones sobre su origen.

Estos son siete tierras surgidas de la imaginación de grandes escritores:

1. Macondo

Gabriel García Márquez se inspiró en su pueblo natal, Aracataca, para recrear el lugar donde la estirpe de los Buendía se instalaban y crecían, hasta cumplir el trágico destino de las generaciones con cien años de soledad que no tendrán una segunda oportunidad en la faz de la Tierra.

La primera aparición fue en La Hojarasca, pero en Cien años de soledad el mundo la conoció al detalle, con el río a un lado que corre “con un lecho de piedras pulidas, blancas y enormes como huevos prehistóricos”, y rodeada por una ciénaga imposible de vadear excepto para los gitanos.

 La casa del telegrafista en Aracataca, donde trabajó el padre de García Márquez.

 La casa del telegrafista en Aracataca, donde trabajó el padre de García Márquez.

La casa de los Buendía es el eje de gravedad de la vida macondiana, con otros sitios como la estación del telégrafo, los cuarteles, las tiendas y la estación de tren.

[Para leer más: El universo de García Márquez se condensa en una casa]

Otras novelas del genial colombiano, como El coronel no tiene quien le escriba, Los funerales de la Mamá Grande y La mala hora también se sitúan en Macondo.

2. La Tierra Media

La saga de J.R.R. Tolkien tiene a un continente ficticio donde ubicó a sus personajes y razas, como los hombres, magos, elfos, enanos, orcos, algún dragón y claro, los hobbits.

El señor de los anillos, El hobbit, El Silmarillión y su colección de cuentos perdidos e inconclusos se sitúan en ella, así como en otros continentes ficticios como Númenor (un homenaje a la Atlántida) y las Tierras imperecederas.

 


Precisa explicación de la geografía de Tolkien

Generaciones de cartógrafos armaron mapas y ubicaron a la Tierra Media en la geografía de Europa y Asia

Antes de la llegada de Internet hubo legiones de cartógrafos que diseñaron mapas y altas con las ricas descripciones de Tolkien (autor de la cartografía de sus libros), y muchos estudiosos buscaron paralelismos geográficos y de distancias con Europa, donde la Comarca de los hobbits sería Inglaterra, Gondor estaría por Italia, las tierras de Mordor hacia Turquía, Harad a la altura del Sahara, Rhovanion entre Europa del Este y Rusia, y Forochel hacia los fiordos escandinavos.

3. Poniente

No puede existir la fantasía épica si no hay un continente, o mejor todavía, un mundo ficticio; aunque sea similar a la Tierra. Lo hizo Tolkien, como vimos, y también George R. Martin, autor de la saga Canción de Hielo y Fuego, o sea, Juego de Tronos.

Los libros transcurren en el continente de Poniente, que se divide en siete reinos (Invernalia, Dorne, Islas del Hierro, las Tierras de la Corona, etcétera) que viven miles de años en una Edad Media perpetua; donde se la pasan guerreando entre sí hasta que llegan los muertos vivientes.

[Para leer más: El nuevo (e hiperrealista) museo de Juego de Tronos en Croacia]

El norte es tierra de hielos hasta límites desconocidos, el centro es zona de grandes bosques y costas abruptas, y el sur se extiende entre praderas y calurosos desiertos. O sea, un compendio de Europa, Asia central y el norte de África.

 


Nerdieval explica la geografía de Poniente.

Pero del otro lado de Poniente hay más tierras. En el continente de Essos están las ciudades libres (analogía de las polis griegas), y otros sitios alejados y apenas nombrados como las Islas del Verano, Sothoryos y Ulthos.

4. Lilliput

Lilliput es una de las tierras imaginarias donde Jonathan Swift lleva a Gulliver, quien llega por accidente tras encallar su barco cerca de Tasmania.

Las personas, animales y todas sus infraestructuras son una doceava parte de lo conocido. O sea, los lilliputenteses miden no más de 15 cm. Su capital, Mildendo, está diseñada como un cuadrado perfecto con medio millón de habitantes, que se comunican con carreteras de excelente calidad.

Gulliver descubre a Lilliput. Foto: Wikipedia

Gulliver descubre a Lilliput. Foto: Wikipedia

Lilliput vive en guerra perpetua con su vecina Blefuscu, por una disputa tan grave como es saber el modo de preparar huevos hervidos.

En Lilliput Gulliver es un gigante entre seres de 15 cm de alto, pero en Brobdingnag es al revés: él es el personaje diminuto

Pero no es el único mundo que conoce Gulliver: en otro viaje llega a Brobdingnag, donde esta vez él es el personaje diminuto; en otra expedición descubre la isla voladora de Laputa, y también llega al país de los Houyhnhnms, donde los caballos hablan y él se convierte en un Yahoo. Sí, de ahí viene el clásico buscador.

5. Camelot

La primera referencia de Camelot, el castillo y reino del rey Arturo, es en el poema Lancelot, el Caballero de la Carreta de Chrétien de Troyes, del siglo XII.

camelot castillo

Los expertos en el Rey Arturo no se ponen de acuerdo dónde podría haber estado Camelot.

Se supone que este reino mítico está en Inglaterra, pero a partir de ahí, los estudiosos nunca se pusieron de acuerdo en precisar el lugar exacto ni la etimología de su nombre.

La fortaleza se encuentra rodeada de bosques casi imposibles de atravesar, pero por allí sí pasaban los caballeros de la Mesa Redonda en su búsqueda del Santo Grial. Murallas adentro, la vida se describe como un remanso de justicia, paz y libertad.

6. Narnia

Este es el mundo de fantasía creado por C.S. Lewis para sus siete libros Las crónicas de Narnia, una tierra creada por el león Aslan, y donde además de humanos también viven toda clase de criaturas mitológicas, como centauros, minotauros, brujas, enanos y una legión de animales parlantes.

 

[Para leer más: Edimburgo: la ciudad que vio nacer a Harry Potter]

Desde la Tierra hay un pasaje oculto en un armario para llegar a Narnia, aunque la escala del tiempo es totalmente diferente: 15 años en esta región fantástica equivale a un par de minutos en nuestro planeta, como le sucede a Lucy Pevensie y sus hermanos.

7. Hogsmeade

La saga de Harry Potter transcurre en la actual Gran Bretaña, pero hay un último pueblo mágico que existe llamado Hogsmeade. Está cerca de la escuela de Hogwarts, al otro lado del lago, y los alumnos a partir del tercer curso pueden ir a visitarlo. Allí hay una estación donde para el tren que conduce a la escuela de magos.

Warner Bros recreó el pueblo de Hogsmeade para su parque temático. Foto Warner Bros

Warner Bros recreó el pueblo de Hogsmeade para su parque temático. Foto Warner Bros

Otro sitio irreal es el Valle de Godric, al oeste de Inglaterra, donde se supone que las familias de magos conviven con la de los muggles sin problemas.