Abrir el primer Hampton de España es el próximo objetivo de Hilton

La fachada del Hampton by Hilton en el Aeropuerto de Schiphol, en Ámsterdam.

Abrir el primer Hampton de España es el próximo objetivo de Hilton

La cadena planea introducir sus hoteles funcionales en Madrid y Barcelona, además de desembarcar en el País Vasco y reforzar su presencia en Andalucía

Carles Huguet

BARCELONA

11/11/2016 - 08:00h

La marca hotelera que más crece en Europa y el destino de moda en el continente están llamadas a cruzarse más pronto que tarde. Hilton abre docenas de hoteles Hampton al año mientras España espera rebasar los 74 millones de turistas en 2016. Una combinación que la cadena estadounidense quiere explotar en 2017. El objetivo, que la insignia funcional del grupo aterrice por primera vez en el país.

“Hemos tenido oportunidades, pero queremos que el primer establecimiento de la marca sea en Madrid o Barcelona para darla a conocer”, dice Carlos Miró, director de Desarrollo para España y Portugal de Hilton Corporation. El otro obstáculo ha sido la falta de financiación, que hasta hace dos años no ha vuelto a surgir en el mercado inmobiliario.

Con más de 2.500 Hampton alrededor del mundo y más de 150 proyectos en marcha en Europa, la capital española se postula como puerto de desembarco. “Tenemos dos o tres operaciones que avanzan poco a poco pero de forma segura”, señala el ejecutivo. En Barcelona, en cambio, la actividad se ha frenado por culpa de la moratoria del ayuntamiento local.

"Los estándares de Hampton son bastante estrictos en comparación con otras marcas"

Y es que la marca es más apetecible para nuevos establecimientos o para aquellos que necesiten una reforma integral que para los hoteleros que sólo requieren de una capa de maquillaje. “Los estándares son muy estrictos frente a otros nombres con los que somos más flexibles, como Curio y Doubletree”, compara.

Sin embargo, Miró vende Hampton como “una apuesta segura”. “La inversión necesaria es inferior a la de Hilton y se dispone se todas las herramientas de gestión de las grandes”, promociona. Pese a ello, las negociaciones todavía no han recogido sus frutos, aunque el plan es ambicioso: “En España caben más de 50 establecimientos”, calcula.

Así, la marca entraría de lleno a competir con las cadenas nacionales por los viajeros de clase media. Un espacio que hasta ahora lo ocupa Hilton Garden Inn, con tarifas que rondan entre los 80 y 90 euros.

"Nos gustaría entrar en San Sebastián y Bilbao y reforzar nuestra presencia en Málaga y Sevilla"

Pero Hampton no es la única pieza sobre el tablero de 2017. “En Madrid nos falta tener un Hilton, en San Sebastián y Bilbao estamos mirando varias opciones para entrar y también nos gustaría reforzar nuestra presencia en Málaga y Sevilla”, dibuja Miró. En Barcelona, si bien no descarta nuevas aperturas, sí que entrecierra la puerta ante la dificultad de nuevas operaciones y el encarecimiento del intercambio de llaves. “Lo que no haremos son barbaridades”, despeja.

Para el año próximo, la previsión es la de seguir creciendo paso a paso. En los últimos cinco años, Hilton firmado diez hoteles en franquicia y la meta es repetir cifras. “Entre dos y tres nuevos establecimientos sería un buen resultado”, vislumbra. Por el momento, y pese a reconocer su atractivo, aparca las operaciones de portfolio con family offices, socimis y fondos de inversión. “Alguna cosa hemos mirado, pero nada que se pueda materializar a corto plazo”, desvela.

Hilton se sirve de empresas de gestión independiente para saltar la restricción de los contratos de alquiler

Restringidos por una política a nivel mundial, los ejecutivos de la cadena evalúan operaciones en régimen de franquicia y gestión. El alquiler queda prácticamente desechado. De los 14 establecimientos que opera ahora mismo, tres tienen contratos de gestión, diez de franquicia y dos heredan viejos acuerdos de alquiler –El Hilton Diagonal Mar Barcelona y el Hilton Madrid Aeropuerto–.

Para saltar la cortapisa, Hilton se sirve de empresas de gestión independiente, muy habituales en Estados Unidos y que poco a poco se extienden por España. “Nosotros nos franquiciamos con ellos, que a su vez pagan un alquiler al propietario”, ilustra. El pastel se reparte en más partes, pero la alternativa sería perder la operación.

Bajo este modelo ya trabaja en alojamientos como el Hilton Sa Torre de Mallorca y el Hilton Garden Inn de Málaga.